A manera de prevención, antes de que los faros de tu automóvil se opaquen o humedezcan, es recomendable que cuando laves tu vehículo, sella el perímetro de los faros con cinta de aislar. Sin embargo, si ya hay algún defecto en éstos, te sugerimos lo siguiente:


Pasta dental

La forma más sencilla (y más barata) de limpiar las cubiertas de los faros es mediante el uso de pasta dental básica, la cual limpia y pule el plástico a la vez.

Pon un poco de pasta de dientes directamente sobre una toallita, luego extiéndela sobre toda la superficie del faro. Luego, enjuaga con agua y seca con una toalla.

La pasta de dientes es un abrasivo ligero, eliminará la suciedad mientras se rellenan los rasguños. Incluso pulirá ligeramente el plástico en este proceso.


Jabón y lija

Con un poco de jabón y agua, lava las luces delanteras, procurando eliminar la mayor cantidad de suciedad posible. Luego, sécalos con una toalla y utiliza papel de lija de grano 400 o 800 para eliminar el resto de la suciedad, lijando hacia adelante y hacia atrás, no de forma circular. Después, vuelve a lijarlo con un papel de lija más fino, esta vez desde un ángulo diferente. Puedes usar un esmalte comercial, o utilizar pasta de dientes como en el método descrito anteriormente.



*Fuente: Digital Trends